Finalmente, el Reglamento de la Ley de Propiedad Intelectual "

... Llama la atención todo el tiempo que se ha tomado la autoridad para dictar este reglamento, en materias que no son particularmente complejas, si bien algunas parecían ser sensibles para algunos sectores de la actividad artística nacional..."

En el Diario Oficial de 28 de octubre de 2013 se publicó el Decreto 277 (Educación) que contiene el nuevo Reglamento de la Ley de Propiedad Intelectual (RLPI) y que reemplaza el anterior que databa de 1971. El nuevo RLPI era largamente esperado desde que la ley Nº 20.435 de 2010 modificó sustantivamente la Ley 17.336 sobre Propiedad Intelectual (LPI) y entregó varias materias al RLPI.

Llama la atención todo el tiempo que se ha tomado la autoridad para dictar este reglamento, en materias que no son particularmente complejas, si bien algunas parecían ser sensibles para algunos sectores de la actividad artística nacional. En fin, sus principales disposiciones pueden resumirse en lo siguiente:

A. Remuneraciones por el uso de obras protegidas y derechos conexos

1.- El RPLI no innova respecto de la remuneración mínima para los titulares de los derechos de autor por la autorización de uso de obras protegidas y se remite a los porcentajes señalados en la LPI respecto de las distintas situaciones que allí se señala, sin perjuicio de lo que se acuerde contractualmente. Así, en los contratos de edición es el 10del precio de venta de cada ejemplar si la remuneración es una participación en las ventas (art. 50 LPI) o por la edición de obras de autores desconocidos que luego aparecen (art. 53 LPI). En los contratos de representación, el mínimo es el 10del valor de la entrada (art. 61 LPI) y 5o 10por la publicidad o ingresos, respectivamente, en los espectáculos radiodifundidos o televisados (art. 62 LPI).

El RPLI no señala tampoco un monto especial ni proporcionalidad de los derechos conexos que correspondan a artistas, intérpretes y ejecutantes, que en el reglamento antiguo se establecía en un 50del que se fijara por el antiguo Departamento del Pequeño Derecho de Autor de la Universidad de Chile para el derecho de ejecución pública de los autores. ¿Significa esto que ya no hay derecho a percibir remuneración por sus derechos conexos? Por cierto que no, sólo que para ello no hay una regla especial y deben estar a las tarifas y proporcionalidades que se fijen por las entidades de gestión colectiva y a los convenios que se puedan celebrar con ellas al respecto.

2.- Monto de derechos conexos de los organismos de radiodifusión: el RPLI también se remite ahora a las tarifas que establezcan las entidades de gestión colectiva de acuerdo a los procedimientos fijados en la ley. En el reglamento antiguo este monto se fijaba en 1 escudo.

B. Departamento de Derechos Intelectuales (DDI).

La LPI sólo señala que el DDI, dependiente de la DIBAM, tiene a su cargo el Registro de Propiedad Intelectual, entregando la definición de otras funciones al RPLI. Es interesante destacar que el RPLI, junto con detallar las funciones registrales y conservatorias del DDI y su director, entrega al DDI “el asesoramiento del Gobierno en todo lo relativo a derecho de autor, derechos conexos y materias afines”. Se trata de una función, que si bien en el hecho se realiza, tiene ahora un respaldo normativo específico que debería otorgar al DDI un lugar de mayor realce en el diseño de las políticas públicas e iniciativas legislativas relacionadas con el fomento de la propiedad intelectual, similar al rol que ha venido desempeñando el INAPI en materias de propiedad industrial.

En cuanto al Registro de Propiedad Intelectual propiamente tal, el RPLI principalmente actualiza y sistematiza las normas que existían al respecto, destacando entre ellas la autorización para el uso de medios electrónicos en la gestión conservatoria y registral. Pero nos parecen de especial relevancia las normas que regulan el contenido, notificación y procedimiento de reclamo respecto de las resoluciones del Conservador de Derechos Intelectuales que nieguen una inscripción. Las negativas deben ser fundadas y especificar la causal que provoca el rechazo y, en su caso, los requisitos legales o reglamentarios que no se cumplen (lo que parece de toda lógica pero que el antiguo reglamento no era claro al respecto). La notificación debe ser personal, por carta certificada o por medios electrónicos, y en su contra proceden los recursos de la Ley 19880 (Ley de Bases de los Procedimientos Administrativos), sin perjuicio de las acciones jurisdiccionales. Con lo anterior nos parece que se avanza en forma significativa en certeza jurídica, transparencia y claridad en la gestión del DDI.

C. Designación del representante de los prestadores de servicios de internet.

La LPI estableció un procedimiento para los reclamos que se presenten contra proveedores de servicios de internet por los contenidos presuntamente infractores almacenados o referidos en sus sitios. Entre las condiciones para que ese procedimiento permita al proveedor eximirse de responsabilidad está la designación de un representante habilitado para recibir las notificaciones judiciales motivadas por tales reclamos. La forma de dicha designación fue dejada por la LPI al RPLI, el que al no estar dictado hacía este procedimiento inaplicable aún.

El RPLI establece ahora que la designación debe consistir en el nombre completo del representante, con el número de su documento de identidad y su domicilio en Chile. Además, debe contar con poderes suficientes para ser emplazado en juicio y la información debe encontrarse disponible en el sitio del prestador del servicio, en forma destacada.

El nuevo RPLI entrará en vigencia el 27 de diciembre de 2013.